miércoles, 20 de septiembre de 2017

Reseña Stealing Snow

STEALING SNOW

Título original: Stealing Snow
Autores:  Danielle Paige
Editorial: Roca
Páginas: 384
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788416700684
Saga: Stealing Snow(1/2)
Precio: 17.90 €

Muchas gracias a ROCA por el envío del ejemplar.

SINOPSIS:
Snow, una chica de 17 años, ha pasado la mayor parte de su vida encerrada entre los muros del Instituto Whittaker, un hospital para enfermos mentales de alta seguridad en la parte alta de Nueva York. Sumida en una depresión, ella sabe que no está loca y que no debería estar interna en dicho hospital. Cuando conoce a un misterioso y guapo nuevo paciente y sueña con un extraño árbol en forma de espiral, Snow se da cuenta de que ha llegado el momento de escaparse para descubrir quién es en realidad.

OPINIÓN PERSONAL:
Danielle Paige es una autora que me fascinó con su retelling de El mago de Oz y, por este motivo, estaba deseando poder disfrutar de esta nueva obra suya, Stealing Snow, otro, seguramente, increíble retelling, en este caso, de La reina de las nieves y, diciendo más, este tipo de historias de fantasía me tienen cautivada porque, de alguna manera, nos traslada a nuestra infancia pero con un toque más fuerte y más adulto. Tras terminar Stealing Snow puedo decir, sin duda, que es un inicio de bilogía fascinante, una obra que desprenden magia y aventura y que, por otro lado, prueba que la autora es, sin duda, una maestra en cuanto a re-interpretaciones de cuentos clásicos y, a la vez, aunque es una historia preciosa, también es cierto que me faltó una pequeña parte que, con todo lo bueno, comentaré a lo largo de esta reseña.

Stealing Snow es una historia que, desde la primera página, te atrapa entre sus redes pues, sin duda, es una obra muy simple y fácil de seguir y, pese a sus casi 400 páginas lo cierto es que se lee en un auténtico suspiro y disfrutaremos de todas y cada una de ellas pues, si algo destaca esta historia es que mezcla, por un lado, realidad de problemas serios de la vida, tanto familiares como otros en los que se refiere a la parte en la que la protagonista está encerrada en un psiquiátrico o las mentiras familiares que, si bien es cierto que tienen mucho que ver con la parte fantástica, también es verdad que los problemas entre la familia son muy normales y reales. De esta manera, nos encontramos con una mezcla perfecta de ingredientes que logra crear tantísima adicción que nos encontraremos con una obra que, sin duda, no podremos parar de leer hasta terminarla. Tengo que destacar, como ya he comentando, nos encontramos ante una historia de fantasía basada en uno de los cuentos más populares, La reina de las nieves, y la verdad es que, como me ha pasado en la otra obra de la autora, a medida que avanzaba en esta historia, me sentía como una niña leyendo su cuento y, sin duda, este paso de transportarnos a nuestra niñez se da en muy pocas ocasiones y, cuando se da, hay que aprovecharlo al máximo. Es una obra repleta de magia y seres maravillosos los cuales poco a poco iremos descubrimiento pero lo cierto es que tengo que decir que, tanto la protagonista principal, como los personajes secundarios, están sumamente bien creados y caracterizados por su manera de hablar, son personajes, tanto protagonistas como antagonistas, a los que será muy fácil comprender y simpatizar con ellos por lo que, sin duda, otro punto a favor de esta grandísima autora. Debido a que es una historia que, sin duda, nos planteará muchas más preguntas que respuestas, nos encontramos con una trama llena de misterio y que hará que los lectores estén continuamente intrigados, de ahí que haya otra parte que, sin duda, será sumamente adictiva y hace que se convierta la trama en un auténtico misterio lleno de pistas por resolver. Como no podía ser menos, tengo que destacar, por otro lado, que Stealing Snow es una obra llena de aventura, desde la primera página y hasta la última viviremos, junto a los protagonistas, miles de aventuras que nos reportará una obra maravillosa que disfrutar casi por completo. Además, unido a que nos encontramos ante una auténtica aventura, tengo que destacar el hecho de la creación de un mundo paralelo, un mundo nuevo que, cuanto más lo conocemos, más nos enamoramos de él y es que es totalmente fascinante el poder leer descripciones de hechos y/o lugares que se darán en él y, sin duda, ha sido una de las partes más bellas de esta historia y que más me ha conmovido, junto con la protagonista la cual deben descubrir los lectores pero que, sin duda, es una auténtica heroína. Destacar, también, que la historia tiene pequeños y efectivos giros en la trama que, por otro lado, nos dejarán sin palabras, pues hacen que sea muchísimo más interesante y que mantenga a su lectores con cierta expectativa de lo que pueda ir pasando.
Ahora bien, hay una pequeña parte que me faltó en medio de esta historia llena de aventura y, por supuesto, muchísimo drama con pequeños toques de emoción y es que, para mí, tendría que tener una historia de amor más importante y desarrollada que, de alguna manera, equilibrara la balanza con la dura realidad y la fantasía y, de esta manera, hiciera las delicias de los lectores más románticos pues creo, sinceramente, que una historia de amor es siempre el complemento perfecto a cualquier obra pues sirve para, de alguna forma, balancear los ingredientes de la misma.

La pluma de Danielle, como ya he comentando, es maravillosa, escribe de una manera sencilla, llena de encanto y, porque no decirlo, desprende magia por doquier por lo que es un auténtico placer el poder disfrutar de sus obras que, además, son tan originales y preciosas. Tiene una forma de escribir, además, deliciosa y siempre elegante lo que hace que, con cada nueva obra suya, nos enamore muchísimo más pues, por otro lado, es cierto que su forma de escribir es muy versátil y se adapta a las distintas situaciones.
El ritmo, además, es muy ágil y constante, se mantiene así desde el primer momento y eso hace que, pese a sus más de 300 páginas, lo leamos en un auténtico suspiro y disfrutemos de todas y cada una de ellas.
La narración, a su vez, está hecha en primera persona desde el punto de vista de Snow, la protagonista, lo que siempre es un acierto pues hace que los lectores conectemos más con ella y, a la vez, comprendamos mucho más la historia y, como está en primera persona, será una conexión única que se dará entre lector y protagonista pro la grandísima forma que tiene de ser y, sin duda, por ser, como ya he comentando, una auténtica guerrera.

La edición, en su interior, es muy sencilla, sin nada a destacar y, con respecto a la portada, decir que es preciosa, elegante y muy cuidada. La verdad todas las ediciones de esta historia son preciosas.

En conclusión, Stealing Snow es una historia preciosa, una re-interpretación fascinante del cuento de La reina de las nievas que nos hará vibrar y transportarnos a nuestra niñez pero, como no podía ser menos, con un toque mucho más maduro. Con muchísima aventura, un lugar maravilloso que no nos cansaremos de conocer, muchísima intriga y misterio, unos personajes bien creados y caracterizados y una mezcla perfecta entre realidad y fantasía, Stealing Snow es una historia maravillosa con muchísimos puntos a su favor pero que, para mí, decae por la falta de romanticismo que, estoy segura, sería la guinda de esta maravillosa historia.

CASI MÁGICO



viernes, 15 de septiembre de 2017

Reseña El palacio malvado

EL PALACIO MALVADO

Título original: Twisted Palace
Autor: Erin Watt
Editorial: Oz
Páginas: 336
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788416224500
Saga: Los Royal(3/5)
Precio: 17.90 €

Muchas gracias a OZ EDITORIAL por el envío del ejemplar.

SINOPSIS:
La joven Ella Harper ha sido la última en llegar al palacio de la familia Royal y, aunque los cinco hijos de Callum Royal intentaron hacerle la vida imposible, finalmente se ha hecho un hueco y ahora es la pareja de uno de ellos, Reed.
Todo cambia cuando Brooke, la prometida de Callum, muere asesinada y todos los indicios apuntan a Reed. Además, las preocupaciones de Ella no acaban ahí: su padre, supuestamente fallecido, está vivo, y la quiere fuera de la mansión de los Royal.
Ella tendrá que descubrir al verdadero asesino si quiere salvar a Reed de la pena de muerte.



OPINIÓN PERSONAL:
El palacio malvado es la tercera parte de la saga Los Royal y lo cierto es que estaba deseando leerlo por varios motivos entre los que destaca, sin duda, la pluma de sus dos autoras la cual, por cierto, una de ellas es Elle Kennedy y estoy complemente enamorada de su forma de escribir pero, el otro motivo importante es que esa saga es sorprendente, desde el primer momento conquista por su toque a cuento de hadas, por estar cargada de sentimiento y, por otro lado, por ofrecernos una trama llena de buenos ingredientes. Tras terminar El palacio malvado tengo que decir que es una obra maravillosa, una obra que, para mí, lo tiene todo y que cierra la historia de Reed y Ella pues, los otros dos libros de esta saga que vienen después de este, corresponden a la historia de Easton Royal, otro de los hermanos por lo que será sumamente interesante el poder disfrutar también de su historia.

El palacio malvado retoma la historia en un punto clave en donde El príncipe roto terminó y es que este final de la segunda parte fue totalmente inesperado e impactante por lo que nos dejó con muchísimas ganas de saber más y continuar con la historia. De esta manera y con gran habilidad, Erin Watt no sólo continúa la historia en donde se terminó esta, sino que haciendo pequeños recordatorios de todo lo acaecido en El príncipe roto, hace que el lector se sitúe muy fácilmente en la obra, recordando todo a la perfección y, a la vez, haciendo que no nos perdamos ningún detalle y podamos seguir la historia sin ningún tipo de complicación. Por otro lado, nos encontramos ante una obra sencilla, muy fácil de adentrarse en ella y, a la vez, de disfrutar por lo que la conexión con el lector se dará desde el primer momento y pese a sus más de 300 páginas lo leeremos en un auténtico suspiro. La verdad es que cada parte de la saga, por lo menos hasta el momento, nos ha brindado un tipo de historia distinta, las autoras nos han llevado por distintos caminos y, en esta ocasión, vuelven a sorprendernos ante una historia que bien podría pasar por un thriller o, incluso, una novela negra pues, durante toda su lectura, será un asesinato el que mantendrá en vilo a los lectores y a los propios personajes, y esto hace que, como no podía ser menos, la intriga y el misterio estén asegurados y haga que El palacio malvado sea una obra única en medio de esta saga tan especial y maravillosa. En mi opinión, el hecho de que nos encontremos ante una historia que pasa rápidamente de basarse en un romance a tener como centro un asesinato, nos habla de la gran habilidad y manejo de las autoras para crear una obra tan completa, especial y adictiva como pocas pues, además, aunque si es cierto que este es el tema principal, también es verdad que como temas secundarios nos encontraremos el romance de los protagonistas, Reed y Elle, problemas típicos de adolescentes y, sobretodo, muchísimo drama familiar que viene coronado, a su vez, por los muchos y muy efectivos giros en la trama que hacen que nos quedemos sin palabras conforme vamos avanzando en la historia y es que, aunque es una obra ficticia, también es cierto que tiene elementos muy reales y eso hace que la mezcla entre ficción y realidad se haga más patente y sea una auténtica delicia. Como acabo de comentar, nos encontraremos con escenas románticas, llenas de pasión y dulzura que, de alguna manera, ponen la parte más tierna de esta historia y hacen que se suavicen todos los elementos negativos que conforman esta historia y que, además, hace las delicias de aquellos lectores mucho más románticos a la par que llena la obra de muchísima emoción con los sentimientos a flor de piel. Por último destacar, como no podía ser menos, la buenísima creación de los personajes, con una personalidad intachable y que logran conectar con el lector, a la par de estar sumamente bien caracterizados por su manera de hablar lo que hace que, tanto si son protagonistas, como secundarios, nos enamoremos sin remedio de ellos.

Aunque a lo largo de toda la reseña me he referido a Erin Watt como "la autora" tengo que dejar claro que nos encontramos ante una saga escrita a dos manos por la grandísima Elle Kennedy, de la cual he tenido la oportunidad de leer otra saga y me cautivó sin remedio, y Jen Frederick, autora de la que no había leído nada y la verdad es que estoy deseando poder probar su pluma en solitario. Como en el caso de La princesa de papel, las dos autoras escriben de una manera exquisita y excepcional, sobran las palabras que puedan expresar todo lo que me han hecho sentir con una forma de escribir tan perfecta y tan bien compenetrada como pocas y continúa muy en el estilo del primer libro  pero, en este caso, se ve la obra mucho más madura y profesional, algo que hará las delicias de cualquier amante de la buena lectura.  Con una pluma elegante, cuidada y cercana, Erin Watt se cuela en el corazón de los lectores con una manera de escribir tan sumamente emotiva e intensa que nos dejará sin palabras. Además, creo que el aire de sensualidad y peligro que rezuman sus cinco chicos se ve reflejado en toda la historia así como en pluma que se adapta a las distintas situaciones y nos demuestra lo sumamente versátil que es. 
El ritmo, a su vez, es muy ágil y constante, se mantiene así desde el primer momento y la adicción que crea esta historia y la conexión que se forma con el lector hará que no sólo se lea, sino que se devore, y nos encontraremos con un ritmo que, lejos de decaer, no hace sino agilizarse.
La narración, a su vez, está hecha en primera persona desde el punto de vista de Ella y de Reed, los protagonistas principales, otro grandísimo acierto por parte de las autoras pues hace que la conexión del personaje con el lector sea máximo, se comprenda mejor la historia y, a la vez, se viva como si de ella se formara parte.

La edición, en su interior, es sumamente sencilla, sin nada que destacar y, con respecto a la portada, decir que me parece preciosa, muy elegante, cuidada y a la vez con un aire real que, sin duda, representa en gran parte lo que la historia nos cuenta.

En conclusión, El palacio malvado es una continuación de saga increíble, una historia sencilla y retorcida a la vez que bien podría considerarse un thriller y novela negra por lo bien llevada que está y la manera en que las autoras manejan la mente del lector. Con muchísimo drama, problemas serios y muy reales que hacen que se cree una mezcla de ficción y realidad importante, momentos muy románticos y llenos de pasión y unos personajes bien creados y caracterizados, El palacio malvado es una historia preciosa llena de sentimiento, muy adictiva y que finaliza una etapa de esta saga de 5 libros, la historia de Reed y Ella.

SIMPLEMENTE MÁGICO



domingo, 3 de septiembre de 2017

Reseña Culpa tuya

CULPA TUYA

Título Original: Culpa tuya
Autor: Mercedes Ron
Editorial: Montena
Páginas: 448
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788490438633
Saga: Culpa mía(2/3)
Precio: 17.95 €

A LA VENTA EL 21 DE SEPTIEMBRE DE 2017

Muchas gracias a MONTENA por el envío del ejemplar.

SINOPSIS:

Cuando Noah se enamoró de Nick sabía que su relación no iba a ser fácil: son polos opuestos, fuego y electricidad, y cuando están juntos saltan chispas... en todos los sentidos.
Hasta ahora, la pasión ha sido más fuerte que el orgullo, pero la diferencia de edad, la universidad, las fiestas, sus padres y los fantasmas que acechan a los dos les ponen a prueba una y otra vez, como una bomba de relojería que amenaza con hacerles estallar.
¿Está Noah realmente preparada para enfrentarse a sus miedos y volver a confiar en alguien?
¿Podrá Nicholas dejar atrás su pasado y abrir el corazón a una sola persona?

OPINIÓN PERSONAL:
Segundo libro de la increíble trilogía Culpa mía y lo cierto es que estaba deseando poder continuar con esta saga por varios motivos entre los que destaca, sin duda, la pluma de la autora la cual me ha enamorado sin remedio en la primera parte y, además, por una historia que, si bien es cierto que tiene elementos comunes a otras obras de su mismo género, también es cierto que tiene un punto original y, a la vez, es una historia que de principio a fin lograba transmitir muchísimo, es un tipo de historia dura pero con un trasfondo fascinante la cual no podrás parar de leer. Por este motivo, estaba deseando poder continuar la trilogía con Culpa tuya y adentrarme, de nuevo, en la bellísima historia de Nick y Noah dos personajes tan simples y a la vez tan sumamente complejos. Tras terminarla puedo decir que estoy completamente impactada ante un final inesperado y ante un elemento que, en ningún momento, me esperaba y que, sin duda, hará que los lectores estén deseando continuar y cerrar esta obra. Además, toda ella rezuma muchísimo sentimiento, momentos duros y, en general, es una historia maravillosa, todo lo cual analizaré a lo largo de esta reseña.

Culpa tuya retoma la historia en un punto clave en donde su primera parte, Culpa mía, lo había dejado y, ciertamente, de manera muy sencilla pero a la vez delicada, la autora nos hace pequeños recordatorios de lo sucedido con anterioridad de tal forma que seamos capaces de recordar todo muy rápidamente y podamos adentrarnos, de lleno, en la obra que nos ocupa. Lo primero que tengo que destacar es que, desde la primera página, la trama rezuma tensión, una tensión sumamente palpable que se transmite al lector y que pone en alerta a la vez que pensaremos que cualquier cosa podrá suceder sin previo aviso, como será el caso más adelante, y es que un elemento por el que destaca Culpa tuya es que es una historia, de principio a fin, llena de giros en la trama, sorpresas para las que no estaremos preparados y, a la vez, momentos mucho más fuertes e inesperados que harán las delicias de los lectores. De esto podemos deducir que, como en el caso de Culpa tuya, esta obra que nos ocupa es una historia llena de sentimiento y emoción, una historia que sea un buen sentimiento o malo, logra transmitirlo y, sobretodo, atrapar al lector entre sus redes de tal manera que no podamos soltar el libro hasta terminarlo. Esto, además, hace que tan pronto lloremos como nos emocionaremos y es que hay situaciones preciosas, románticas, declaraciones de amor y otro tipo de magia que enamora sin remedio al lector pero, como en toda buena historia, también hay elementos negativos, violencia, peleas, elementos que, lamentablemente, son muy de actualidad y le da a la obra un toque real sumamente importante y, de alguna forma, la aleja de la típica historia new adult a la que estamos acostumbrados. Como he comentando, es verdad que hay temas que se repiten en este tipo de historia pero, también es verdad que, como he dicho en el primer libro, hay cierto tema que le da un toque a novela negra sumamente importante y que, de alguna forma, hace que sea una obra mucho más original y tenga ese punto tan increíble que logra enamorar a todos y creo, firmemente, que de seguir en esta línea, Culpa mía puede convertirse en una de las trilogías favoritas de los lectores. Como he comentando al inicio de la reseña, un elemento que me ha dejado sin palabras, que no me esperaba y que, a la vez, si es cierto que es la primera vez que ha sucedido en una de las historias que he leído, ha sido los hechos acontecidos en el final de la historia ya que, por un lado, me ha parecido increíble, fascinante y una auténtica proeza por parte de la autora que, sin duda, estoy segura que muchas no se atreverían pues no es algo, para nada, típico de esta clase de obras por eso no puedo dejar de felicitar a esta escritora tan maravillosa que, una vez más, ha demostrado que sus historias son realmente únicas. Lo que ha hecho este final ha sido crear unas ganas inmensas de continuar con el broche de esta trilogía Culpa nuestra que, sin duda, estaremos deseando ya no disfrutar, sino directamente devorar. Por último, como partes negativas no hay pues realmente toda la obra me ha parecido una maravillosa, me queda destacar la personalidad de los protagonistas así como de los personajes secundarios los cuales, una vez más, no dejarán de sorprendenros por una personalidad fuerte, marcada y, sobretodo, muy bien caracterizados por su manera de hablar de tal forma que los autores disfrutaremos inmensamente con ellos y con sus diálogos los cuales aunque son intensos y muy duros, también, en ocasiones, divertidos y desenfadados.

La pluma de la autora es, sin lugar a dudas, totalmente exquisita, escribe de una manera delicada pero a la vez fresca y le imprima a la historia un toque de intensidad y emoción que, sin duda, se ven reflejados desde el primer momento. Además, escribe de manera tan sencilla y emotiva que me ha robado el corazón porque, además, la profesionalidad se nota en todas y cada una de las páginas así como la dedicación y el cuidado a una historia que, para mí, ha sido todo un descubrimiento y una auténtica maravilla. Con esta bella manera de escribir, estoy deseando, no sólo continuar con la saga, si no leer más libros de la autora.
El ritmo, por otro lado, pese a sus casi 400 páginas, es muy ágil y constante, se mantiene así desde el primer momento y nunca decae, mantiene al lector atrapado entre sus redes hasta el final de la obra y eso hace que ésta se disfrute mucho más.
La narración, a su vez, está hecha en primera persona desde los puntos de vista de Nick y Noah, de tal manera que irán alternándose capítulos y así poder conocer más íntimamente la historia y, a la vez, comprenderla mucho mejor.

La edición, en su interior, es muy sencilla, sin nada destaca, pero, con respecto a la edición tengo que decir que, aunque sencilla, no deja de ser atractiva a la vista y muy elegante a la par que delicada.


En conclusión, Culpa tuya es una historia maravillosa, una obra que, desde el primer momento, atrapa al lector entre sus redes y, a la vez, logra transmitir muchísimo por lo que, desde el comienzo, no podremos parar de leer hasta terminarla y, lejos de perder el interés del lector, no hace si no aumentarlo con momentos llenos de tensión, tanto duros como románticos y eso hace que, para mí, sea una historia perfecta. Con unos personajes bien creados y caracterizados, muchísimo drama dado por los serios y reales problemas que se nos narran, momentos llenos de pasión y diversión así como otros más tristes y reveladores, Culpa tuya es una historia que enamora desde la primera página y termina con un final totalmente impactante, inesperado y sumamente fuerte que hace que los lectores estén deseando devorar su tercera y última parte, Culpa nuestra.

SIMPLEMENTE MÁGICO


jueves, 24 de agosto de 2017

Reseña Pensé que era cierto

PENSÉ QUE ERA CIERTO

Título original: What I thought was true
Autor:  Huntley Fitzpatrick
Editorial: Libros de seda
Páginas: 420
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788416550111
Saga: -
Precio: 19.95 €

SINOPSIS:
Gwen Castle nunca había tenido tantas ganas de decir adiós a la isla en la que vive hasta que Cassidy Somers, su gran error del verano, acepta un empleo allí como «chico para todo». Él es un niño rico que vive al otro lado del puente en Stony Bay, mientras que ella pertenece a una familia de pescadores y limpiadoras, aquellos que trabajan para que los turistas disfruten del verano. Y a ella, seguramente, le espera el mismo destino. Pero tras una conversación con su padre, las cosas cambian: saltan chispas y algunos secretos que hasta ahora lo habían sido salen a la luz, al tiempo que ella pasa un verano maravilloso y agotador, debatiéndose entre lo que hasta ahora pensaba que eran su hogar, aquellos a los que ama o, incluso ella misma, y lo que la realidad le demuestra.

OPINIÓN PERSONAL:
Huntley Fitzpatrick es una autora que, tras leer su primer libro publicado, En la puerta de al lado, me conquistó por completo por poseer una pluma verdaderamente mágica y delicada pero, además, por crear una historia tan especial, real, dramática y romántica que me regaló momentos increíbles por lo que, como no podía ser menos, estaba deseando leer su siguiente libro publicado en España, en este caso, Pensé que era cierto. Tras terminarlo, puedo decir que me ha parecido una historia muy fresca, llena de elementos dramáticos y, a la vez, una historia tan dulce y entrañable que me ha encandilado pero, también tengo que destacar, que me ha faltado más de un elemento que, si bien está presente en especial al final de la historia, también es verdad que creo que debería haber tenido más importancia de la que se le ha dado. Otro elemento que no me terminó de convencer es relacionado con uno de los personajes principales que, como todo lo demás, comentaré más adelante. Aún así, es una historia magnífica, una historia que, sin duda, representará un gran soplo de aire fresco entre tanta literatura fantástica, paranormal y otros géneros parecidos.

Como parece ser la tónica en las historias de Huntley, Pensé que era cierto es una obra verdaderamente sencilla, muy fácil de seguir y, sobretodo, sumamente adictiva, una historia que, para mí, destaca por muchos motivos que, si bien es cierto que son todos basados en la realidad, como ya he comentando, también es verdad que una buena dosis de este ingrediente mezclado con otros muchos hacen que la trama sea muy fresca y esto se debe, también, a que Pensé que era cierto se desarrolla no sólo a lo largo de los meses de verano, sino también en una isla lo que, para mí, ha supuesto una lectura verdaderamente mágica. Esto se debe, mayormente, a que la autora, con gran maestría, nos irá describiendo los lugares en donde se desarrollan los hechos de tal manera que nos sintamos transportados a estos lugares haciendo que vivamos la historia más intensamente. De ahí que descubramos calas privadas, arroyos, el auténtico océano y otros lugares tan increíbles que hacen que se respire el olor a mar, esa sensación de frescura que sólo el verano nos deja y, por tanto, creo que es una lectura que, aunque muchos puedan considerar veraniega, creo que puede disfrutarse en cualquier época ya que lo que prima es la magia de la naturaleza por encima de todo lo demás. Otro detalle que me ha encandilado y que, siendo sincera, nunca había leído en ningún libro del género, es que nos encontramos ante una historia en donde algunos de sus personajes, mismamente la protagonista, son descendientes de pescadores portugueses, el abuelo de nuestra joven, mismamente, en muchas ocasiones, habla en este maravilloso idioma tan elegante y especial lo que creo que le aporta a la historia muchísima originalidad. Otro de los elementos a destacar que, además, vengo comentando a lo largo de lo que va de reseña es que Pensé que era cierto es una historia con muchísimos tintes dramáticos que vienen dados no sólo por problemas adolescentes y personales de los mismos jóvenes lo que es bastante normal a esa edad, pero también dramas familiares, problemas reales que se dan en las familias y que, sin duda, son muy reales y de actualidad lo que, como ya he comentando, hace que la historia, por todo lo que se nos cuenta, bien podría desarrollarse en la realidad. Por otro lado, Pensé que era cierto tiene una pequeña dosis de intriga dada por pequeños e ínfimos misterios que logran captar la atención del lector pero, además, hacia el final la autora logra dar un giro en la trama en uno de los temas que se tocan y nos dejarán sin palabras, realmente es muy inesperado y logra sorprendernos claramente. Si bien es cierto que no es una historia a la que podamos achacarle grandísimos ingredientes que destaquen, también es verdad que creo que nos hace reflexionar y nos da lecciones de vida importantes como que hay que perseguir tus sueños por encima de todo y eso hace que sea una historia aún más especial que cabe. Como he comentando, Pensé que era cierto es una historia que me ha parecido dulce y entrañable, dada por la creación del personaje de Em, el hermano de ocho años de Gwen del cual no quiero hablar pues creo que el propio lector debe descubrirlo pero, lo que si tengo que decir, es que es uno de los personajes más cariñosos y maravillosos de todo el libro, por encima incluso de los propios personajes principales. Hablando de los cuales, Cass tengo que decir que, pese a ser el típico niño rico, tiene un carácter amable y humilde, me ha encantado su forma de ser y creo que de el se pueden aprender muchísimas cosas, sobretodo, el corazón de oro que tiene y que lucha por lo que quiere siempre. ahora bien, con respecto al personaje de Gwen, tengo que decir que me ha provocado sentimientos encontrados su forma de ser pues, por un lado ciertos comportamientos, desde mi punto de vista, son bastante censurables para la edad que tiene y que han acontecido en su pasado y, por otro lado, me parece una joven luchadora, valiente y que dice las cosas claramente aunque antes se las pienso. No es un personaje que, en general, me haya disgustado, pero si es cierto que no me ha gustado un aspecto de su caracter ya que, en ningún caso, me ha parecido correcto y ha sido algo que, de alguna manera, ha ensombrecido a su brillante personalidad del presente. Además, también tengo que comentar que estos comportamientos seremos conocedores de ellos por medio de determinados flashbacks que, como siempre, nos llevan al pasado y nos ponen en antecedentes de todo lo ocurrido y su repercusión en el presente de los protagonistas u otros personajes de la historia. Ahora bien, Pensé que era cierto es, mayormente, una historia de amor y, aunque no me gustan las obras que posee una historia romántica apresurada, también es cierto que, en esta ocasión, esto se ha hecho muy de rogar de tal manera que, cuando por fin ha sucedido, nos habrá sabido a poco los preciosos y románticos momentos que compartirán los protagonistas. También es cierto que, los pocos que se nos narran, son de una delicadeza y un romanticismo máximo lo que hace que sea una de las mejores partes de toda la historia.


Como he comentado al inicio de la reseña y, como en el anterior libro que he leído de la autora, la pluma de la misma me ha parecido deliciosa, escribe con mucha sencillez y frescura, tiene un toque delicado y sensible que nos llegará al corazón y la verdad es que logra conectar con el lector desde el primer momento, haciendo que sea una lectura completamente impecable que se disfruta desde el primer momento. El ritmo, así pues, es muy ágil y constante, pese a sus más de 400 páginas lo cierto es que se lee en un auténtico suspiro ya que, por otra parte, abundan los diálogos y los capítulos son bastante cortos, todo ello facilitarnos una lectura muy dinámica y siempre amena. La narración, además, está hecha en primera persona desde el punto de vista de Gwen, nuestra protagonista, esto hace que la historia sea muchísimo mejor por poder conectar mejor con la historia y, a la vez, comprenderla completamente y disfrutarla lo máximo posible, fallos incluídos.


La edición, en su interior, es sumamente sencilla sin nada destacable y, con respecto a la portada, tengo que decir que es preciosa y elegante y representa a la perfección lo que la trama nos cuenta.

En conclusión, Pensé que era cierto es una historia muy bonita, llena de realidad y un gran aprendizaje que nos incita a luchar por nuestros sueños a la par que la pluma de una autora que, con cada libro, nos enamora más por esa delicadeza innata unido al hecho de encontrarnos una historia sumamente fresca, hacen que Pensé que era cierto sea una historia que representa un gran soplo de aire en medio de otros géneros. Con grandísimas descripciones de los lugares en donde se desarrolla la historia que son verdaderamente preciosos y llenos de magia, muchísimo drama, pequeños toques de intriga y también pequeños pero precisos giros en la trama y un personaje que no siendo principal es sencillamente maravilloso y muy entrañable, Pensé que era cierto, para mi, decae por la necesidad de más romanticismo a lo largo de todo el libro y por un cierta parte de la personalidad de la protagonista con la que no acabaré de empatizar.

CASI MÁGICO